Plan de incentivos laborales para motivar a los empleados

Plan de incentivos

La motivación de los empleados juega un papel importante en el cumplimiento de los objetivos en las empresas. Es por eso que la implementación de un buen plan de incentivos es fundamental para matener a los empleados comprometidos con el logro de las metas.

Antes de hablar de un plan de incentivos es importante tener presente que son los incentivos laborales y que tipos de incentivos se pueden aplicar.

¿Qué son los incentivos laborales?

Son las iniciativas que ponen en marcha  las empresas para motivar a los empleados con el fin de que cumplan con los objetivos de forma eficaz. La intención de los incentivos es tener trabajadores interesados en  obtener resultados rápidos y de calidad.  Pueden verse como un premio que se le otorga al trabajador cuando logra sus metas, impulsandolo  a  ser más productivo y seguir mejorando.

 Los Incentivos pueden ser económicos y no económicos.

Tipos de de incentivos laborales.

Incentivos laborales económicos.

Los incentivos económicos son un beneficio en forma de dinero que se le otorga a los trabajadores de la empresa, para que continúen con su buen trabajo. Esto puede ser un aumento salarial, un bono, retribuciones por objetivos o primas anuales.

Ejemplo de incentivo económico:

Una remuneración a un vendedor luego de una venta o un bono mensual por tener una buena cantidad de ventas.

Incentivos laborales no económicos o incentivos morales.

Los incentivos no económicos funcionan también como una gran motivación para los empleados, solo que en este caso no se incluye el dinero. Puede ser un horario más flexible, un reconocimiento por el buen desempeño, elegir un empleado del mes o unas largas vacaciones.

Ejemplo de incentivo no económico:

Ejemplo: Cuando realizan una reunión de ejecutivos y felicitan a alguien en particular por su desempeño o que flexibilicen el horario de algún vendedor dejando que salga más temprano o falte un día de la semana.

¿Qué es un plan de incentivos laborales?

Los planes de incentivos laborales son programas diseñados por la empresa, que tienen como finalidad motivar a los empleados y aumentar su productividad. Para ello se debe evaluar las necesidades y el tipo de empleados, para saber cuáles beneficios les pueden gustar. Esto para que mejoren su desempeño en el trabajo y sean más productivos.

Estos incentivos pueden ser monetarios o en formas de reconocimiento. Lo importante es que el empleado se sienta a gusto con el beneficio y realmente gratifique su trabajo. De igual manera se debe evaluar la efectividad de cada incentivo laboral periódicamente. Con el fin de saber si después de cierto tiempo, todavía sigue siendo efectivo o hay que cambiar de estrategia.

Objetivos de un plan de incentivos laborales.

En un punto de vista general, los planes de incentivos laborales tienen como objetivo mejorar el rendimiento de los empleados. La intención es que se sientan lo más motivado posible, para que cumplan los objetivos de la empresa, a través de los estímulos e incentivos que se les otorga. Otros objetivos de los planes de incentivos son.

1. Mantener a los mejores empleados trabajando en la empresa.

2. Mejorar la productividad en general y aumentar las ventas.

3. Establecer un buen ambiente de trabajo para todos los empleados.

Es importante destacar que para que los planes de incentivos sean eficientes deben beneficiar tanto a la empresa como a los empleados. También deben ser entendibles por cualquier empleado y deben satisfacer correctamente el esfuerzo de cada uno.

¿Cómo diseñar un plan de incentivos?

Como ya sabemos los planes de incentivos laborales funcionan muy bien para motivar a los empleados de una empresa, volviendolos más productivos. Pero existen varios pasos a seguir para diseñar un plan de recompensas para empleados, ya que para que puedan funcionar correctamente se debe.

1. Hacer una buena selección de objetivos.

Lo primero que la empresa debe hacer es preguntarse ¿Cuál es nuestra necesidad actual?. Luego se deben plantear objetivos claros, que permitan satisfacer esa necesidad. Como aumentar las ventas, tener un mejor ambiente de trabajo o promover a los mejores empleados para mantenerlos fidelizados.

2. Establecer los mejores incentivos para cada empleado.

Todos los empleados de una empresa tienen gustos y formas de pensar muy diferentes. Por lo que es importante que se evalúe a cada trabajador por separado, para saber cual es el incentivo adecuado para cada uno.

Es importante que la empresa disponga de varios incentivos, con posibilidad de personalizar cada uno para satisfacer al completo la necesidad de cada empleado.

3. Elegir un buen plan de incentivo.

Por último, el plan de incentivos en una empresa se debe ajustar perfectamente a sus empleados. Es importante saber que este programa no puede tener una limitante entre los empleados de la empresa. Es decir, todos los empleados deben tener la oportunidad de participar, no se puede excluir a ningún trabajador por su puesto de trabajo o por el tiempo en la empresa. 

Incentivos laborales para call center.

Para un Call Center debe ser de gran prioridad tener un buen plan de bienestar e incentivos, ya que los teleoperadores pueden sentirse abrumados por la actitud de los clientes o la cantidad de llamadas que realizan . Una de las estrategias más utilizadas en los call center de atención y soporte es el sistema de puntajes.

Los teleoperadores obtienen puntos por una buena crítica de los clientes o por algún reconocimiento de sus supervisores. Luego cuando ya han alcanzado una buena cantidad de puntos los pueden cambiar para elegir alguna recompensa. Por lo general el plan de incentivos en los call center de llamadas entrantes (Inbound) está atado a los resultados en la Calidad de Atención al cliente

En el caso de teleoperadores de ventas o telemarketing, el tipo de incentivo suele ser económico siendo el más común un plan de comisiones por ventas

las comisiones son pagos extra que recibe al vendedor al lograr una venta.

Con las comisiones el teleoperador será bien recompensado por su esfuerzo llegando a obtener buenos ingresos que pueden duplicar su salario base.

Programa de incentivos para vendedores.

El equipo de ventas de una empresa es fundamental, ya que de ellos depende la productividad de la empresa. Por ello es importante que tengan un buen plan de compensación para vendedores. Como las comisiones, las cuales premian a los vendedores cada vez que logran alcanzar una venta y les gratifica el esfuerzo.

Para poder establecer un buen programa de incentivos se debe evaluar el objetivo de la empresa y el tipo de personas que se encuentra en el equipo de ventas. 

Puede ser solo con un sueldo base, así los vendedores no tendrán que esforzarse tanto luego de alcanzar la meta, pero le perjudica a la empresa ya que a los vendedores les deja de importar si venden o no.

También puede ser solo con comisiones, lo que beneficia al vendedor al poder ganar grandes cantidades de dinero ya que usualmente se les otorga un porcentaje alto de comisión. También le permite a la empresa identificar los agentes más deficientes. Y hablando de los teleoperadores que no venden, la desventaja es que si uno durante un mes no vende nada no ganará nada tampoco.

Lo más común es que se utilice un programa de sueldo base más las comisiones. Ya que así los teleoperadores no se sentirán tan presionados por vender, logrando que sean más fluidos y empáticos. Aunque el porcentaje de comisión es más bajo, no correrán el riesgo de quedarse sin sueldo al final de un mes muy malo en las ventas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba